Nueve buenas ideas para el blog de tu empresa

Desde varios puntos de vista tener un blog es fantástico, pero también es un trabajo de largo alcance y las ideas interesantes se acaban rápido. Hay que escapar de la pantalla en blanco, así que acá van algunas sugerencias para despuntar tu creatividad:

1) Tutoriales
El “cómo hacerlo” es siempre una buena opción, más si son tutoriales sobre tus propios productos o servicios. Probablemente tengas una idea sobre lo que les interesa a tus clientes, y en caso contrario el post puede ser, justamente, la pregunta: ¿Qué le interesa a mis clientes? Del vamos los tutoriales pueden parecer algo difícil de hacer, pero no tiene por qué ser complicado. Pensar en una barrera, un “momento de la verdad” y en tres pasos para su resolución. Si la escritura no llega con facilidad, el hecho de pensar objetivamente en tu producto lo va a simplificar ¿Quién sabe de eso más que vos?

2) Entrevista
Como idea es algo obvia, pero una entrevista es un gran recurso para “sustraer” algunas ideas frescas para los lectores. Es cierto que implica bastante trabajo, encontrarse con la persona, desgrabar, etc. Pero también se puede resolver por email o chat, hay que pensar cinco o seis preguntas que funcionen como disparadores. La idea es llevar al entrevistado a un territorio que tenga sentido para tu marca o empresa. Después, se trata de recrear el diálogo bajo la forma de pregunta respuesta, con una breve introducción biográfica y un cierre con conclusión. Skype o con los Hangouts de G+ tienen recursos para grabar la conversación.

3) Tus favoritos

Con la cantidad de información que hay en Internet una buena selección puede agregar mucho valor. Hacé tu propia colección. Convertite en un agregador responsable y la gente te va a seguir. En la creación de contenidos la originalidad principista no tiene mucho sentido.

4) El caso de éxito
Viejo conocido, nunca falla. La historia de un cliente al que le fue bien con lo que vos vendes es una gran excusa para, en definitiva, contar algo. Puede ser, si te animás, una historia de fracaso, con la ironía del caso. Además con el caso de éxito matas dos pájaros de un tiro: pones feliz a tu cliente, le mostras que te importa y le sacas brillo a tu producto o servicio.

5) Infografías
Las infografías requieren la colaboración de alguien que sepa diseño, es decir que son un poco más trabajosas, pero si están bien pensadas tienen la ventaja de ser un tipo de contenido muy “compartible” y con cierta duración. Lo recomendable es darles un enfoque que no se deprecie rápidamente. Que sea lo más perenne posible.

6) Los próximos acontecimientos de tu industria
Buscar la agenda y ver lo que viene en términos de eventos o “La semana del helado artesanal”, etc. Siempre será un buen servicio anticipar lo que a tu audiencia le interesa. Es información pertinente y de actualidad, Y aunque las personas no puedan asistir físicamente, siempre pueden sintonizar el evento vía Twitter o Facebook.

7) Otro punto de vista
Lo lindo de la escritura es que podés ponerte en la piel de un narrador que nada tiene que ver con vos. Probá escribir en un tono diferente, acentuando o usando palabras que te sean extrañas. Pensá por ejemplo en un grupo de edad específico, por ejemplo, en personas mayores que, hipotéticamente, no usan ni saben lo que es Internet. Y escribí como si no lo fueras a publicar. Eso es liberador.

8 ) Colaboraciones
Pedí a los lectores que te envíen material. Los usuarios que realmente participan en internet son pocos, pero si lográs devoluciones vas a conseguir buen contenido y gratis!

9) No te olvides del delivery
Recordá que aún el mejor post del mundo necesita un envión inicial. Por eso asegurate de usar los social media para poner el mensaje frente a tus lectores. Usa hastags verosímiles, que use tu audiencia. Consultá a otros blogs para que incluyan tu enlace en su blogroll. Todo esto toma tiempo y requiere paciencia, pero es lo que en definitiva va a llevar tu blog a mejorar los puestos en el ranking de los buscadores.

Comentarios

Visto: 1976

¿Qué Buscás?

Grupos Temáticos