como elegir una agencia de comunicación

Lo primero es preguntarse qué tipo de ayuda necesitás. ¿Es un consejo estratégico o también buscás alguien que te ayude a implementar el proyecto? ¿Es para difundir un producto o es para la imagen de tu empresa? 

 

También es bueno tener en cuenta otras preguntas. ¿Qué alcance quiero tener? ¿Local, nacional, regional? La base de una estrategia de comunicación es un buen diagnóstico inicial, saber qué quiero decir y a quién. La creciente diversidad de medios facilita una comunicación bastante directa con colectivos heterogéneos como priodistas, prospectos, clientes, empleados, accionistas o funcionarios.

 

Lo siguiente es tener algo interesante para decir. Buen contenido, ya sea que se materialice en una gacetilla o un video. Buscá gente que esté acostumbrada a crear contenido, personas para las que producir sea parte de su actividad diaria. La distribución de ese material no es un punto menor, pero si es de calidad, la mitad del camino está hecho.

 

Si la idea es llegar a los medios, considerá alguien que haya trabajado en medios. Sólo el que fue o es editor entiende lo que un editor necesita. Eso es, básicamente, ideas de notas. Y las buenas notas están más en el enfoque que en la cantidad de información. De hecho, los periodistas son buena fuente para preguntar. Ellos aprovechan o padecen más que nadie a las agencias de comunicación. 

 

Lo que sigue es discutible, pero al menos en Coworc pensamos que el oficio de periodista gráficomarca la matriz del trabajo creativo. Al menos en este rubro. Trabajar es igual a escribir, tanto para un redactor como para un productor de radio. Por eso te recomendamos que busques alguien que sepa y al que le guste escribir.

 

Alguien así te va a dar un punto de vista independiente sobre la forma de mostrar lo que hacés. En este sentido, cerciorate de que sea alguien con ideas propias. Y sospechá si te lleva demasiado la corriente. Cuando hables con los directores de la agencia, fijate que manejen las palabras clave de tu negocio. O que al menos entiendan sus principales tendencias.

 

Ya sea que contrates a una agencia grande o a una boutique, tu "cuenta" en definitiva la va a llevar una persona. Y vas a transferirle mucho sobre tu actividad y tu empresa. Además, con ella o con él vas a compartir varias circunstancias, un almuerzo con periodistas, la entrevista en un piso de TV, etc. Pedí conocerla y asegurate de sentirte cómodo; confirmá que sea alguien con quien puedas trabajar.

 

También es bueno conocer el lugar de trabajo.

 

Una agencia de comunicación tiene que ayudarte a difundir tu trabajo, pero con una orientación determinada. No se trata de salir en los medios, sino de salir como a tu empresa le conviene salir. No olvides que esto es un instrumento poderoso, pero con filo de los dos lados.

 

Una buena agencia tiene que estar embebida de actualidad; eso es lo que le va a dar capacidad de respuesta. La actualidad y la agenda de los medios son el mejor combustible para una noticia. Todos los productos y servicios tienen un link con lo que está en las primeras planas esta semana.

 

Analizá sus clientes, el tamaño y sobre todo cuánto tiempo llevan trabajando juntos. Lógicamente, si entre ellos hay compañías de tu mismo sector, mejor. Considerá que en el rubro de las agencias de comunicación, como en tantos otros, la especialización da y quita. Da un conocimiento de mayor profundidad, y mejor llegada a la comunidad de periodistas especializados. Pero a veces también arrastra manías e impide ver mejor el panorama amplio de los medios.


No te extrañe que una agencia te pregunte sobre las otras candidatas que estás analizando. En ese caso deberás analizar si dar los datos o no, pero tené en cuenta que puede sumar. Cuanta más información tiene una agencia para trabajar, más fácil le es entender las necesidades de la organización y ofrecer una respuesta orientada a ellas.